La logística y sus avances tecnológicos

La logística y sus avances tecnológicos

Actualmente la evolución de logística sucede de manera exponencial,  ya que cada día aparecen nuevos avances tecnológicos que están logrando eficiencias nunca desarrolladas.

 

Con todos los alcances de inicio como la robotización en almacenes, los controles sistematizados en la nube, los procesos de surtido con miniload, en donde se ha eliminado prácticamente el uso de mano de obra, las empresas están experimentando lo que conocemos hoy como Logística 4.0.

Es increíble que estemos empezando a vivir lo que antes era ficción. Hoy día podemos ver centros de distribución de 10.000 M2, con un equipo de tan solo 10 asociados en piso; el transporte está en fase de pruebas y la conducción autónoma en TR1 se vislumbra en 10 años con muchas rutas habilitadas para estas tecnologías en muchos países.

Hoy ya están todas las aplicaciones de telemetría, trayéndonos los controles de prácticamente cada costo dentro de la estructura del transporte como combustible, llantas, rendimientos, etc. Asimismo, están los avances en materia de control y seguridad, como lo drones y su infinidad de aplicaciones, en donde cada vez más vemos ejemplos de monitoreo en las áreas claves de almacenes, además de ser vigilantes en tiempo real.

De igual forma están los sensores, los cuales brindan mayor posibilidad para ser integrados al Internet de las Cosas (IOT). Aquí podemos ver sensores en equipos y materiales, con los que se pueden hacer mediciones específicas, tags de seguimiento de los productos.

De hecho, también aparece el uso de arcos, con los que se puede leer una tarima integrada con más de 100 SKU en tan solo 2 segundos, y como con toda tecnología, el uso masivo la hace más rentable. El tema es solo esperar un tiempo para que lo mencionado se pueda masificar incluyendo países en desarrollo.

Los más beneficiados con tanta tecnología por aplicar son los costos logísticos, ya que también la evolución en software de control y planificación de demanda, inventarios, WMS, TMS, SCM, están logrando mayor asertividad y reduciendo los costos al mínimo. Ante esta situación, hay que elaborar planes de adecuación escalables para que estas aplicaciones logren los beneficios en costo, además de estar en continua evaluación para lograr aplicar la tecnología por venir en su entorno.

Por otra parte, dos grandes componentes que están generando requerimientos logísticos nuevos y agregados con mercados específicos:

Uso de redes sociales

Estas dictan la tendencia, dan una línea de lo que podría ser un éxito o un fracaso, marcado por las nuevas generaciones, además de los pedidos en línea que son cada vez más. Centros logísticos con mayor control, uso de sistemas de última milla en forma consolidada o conjunta con redes de puntos de venta dispersados en las urbes; productos más personalizados, y una serie de parámetros con los que habrá que solventar en términos de administración de inventarios, almacenamiento y transporte. Las opciones son múltiples y la omnicanalidad se justifica.

Sustentabilidad

 La huella de carbono será determinante; la emisión de combustibles y las afectaciones al cambio climático terminarán generando penalizaciones por no contribuir a la preservación del medio ambiente. ¿Cómo ayudar a mejorar la sustentabilidad? Por ejemplo: la cuota por contenedor en puertos para apoyo a tratamiento de aguas, procesos de limpieza, el ordenamiento de los lugares, garantizar condiciones eficientes en términos de recursos reciclados, energías menos contaminantes, unidades eléctricas, etc.

Ante todos estos cambios es indispensable adaptar metodologias que nos den la estrategia operativa de acuerdo a los entornos tecnificados y sistematizados para el diseño de la red logística más adecuada, escalable y adaptable a los niveles de servicio requerido.

A continuación, los lineamientos de evaluación e impacto en este diseño de redes logisticas:

Servicio al cliente

Hoy mas que nunca la clasificación de tipologías de clientes es importante y de alto impacto en los costos de servir logisticamente, de tal manera que debemos aterrizar primero una clasificación que nos permita hacer tipología de clientes en función de su rentabilidad del negocio.

No es únicamente clasificar el monto de ventas bajo un Principio de Pareto, sino ubicar la ecuación adecuada dentro del sector y dentro de la cultura empresarial para definir los parámetros que nos lleven a la más adecuada definición. Así tenemos como básicos: el volumen de las ventas, el margen de utilidad (que en ocasiones es diferente por cuestiones regionales, de zonificación, de economía de escala, de antigüedad, etc.), el crecimiento proyectado de demanda, el tiempo de pago (pudiendo ser a crédito y de qué periodo de tiempo o en un solo pago) y valores propios de la cultura de la empresa.

Nodos logísticos

De acuerdo a la clasificación de segmentos de clientes, se procede a definir los recursos para dar el servicio al cliente requerido.

Esta definición de niveles de servicio son los que nos disparan el cumplimiento para definir el número de unidades de transporte, servicio, modo, proceso de embarque, nivel de stock por SKU por cliente, proceso de pedido, costos financieros y de servicio.

Dentro de las definiciones que tenemos están los nodos logísticos, pudiendo ser relevantes en términos de dimensionar el nivel de stock a tener, la tipología (cedis,xdock,mix,etc), el layout, el equipamiento y el nivel de aplicación de tecnología.

Incluso, hay operaciones diversas por cliente en el mismo nodo, pudiendo tener asignaciones de inventarios por SKU por cliente, y no como en forma tradicional en promedio para todos. El famoso PFEP (Plan for Every Part) automotriz, ha dado en soluciones logísticas en redes de alto impacto por llevar la asignación en nodos e inventario a nivel SKU y cliente. Esta metodología está brindando elementos de reducción de costos, recursos y altos beneficios económicos para el negocio.

Última milla

Debido a la composición urbana de las grandes ciudades, el aspecto logístico operativo más complejo en las nuevas redes es la última milla. Restricciones en zonas, horarios, tipología menor de unidades, uso de telemetría, Waze, geocodificaciones y mapeos de rutas, consolidación con otras entidades, uso de franquicias en entregas físicas con redes establecidas, conformación de puntos exprofesos para su entrega por análisis de movilidad, entre otros.

Los filtros a analizar son cada vez más y complejos, haciendo que las habilidades de sinergia sean el otro líder y key driver en la última milla; centros de hubs externos en periferia de áreas metropolitanas, en donde se consolidan cargas para hacer docking e ingresar a las urbes en forma ordenada y de acuerdo a las reglamentaciones, están haciendo la diferencia en la operatividad.

En algunos entornos, el costo operativo de la última milla está haciendo la diferencia en la competitivad de los negocios, es por eso que debe ser uno de los 3 elementos a diferenciar; inclusive existen algunas ciudades que operan drones este alcance. Lo cierto es que la movilidad citadina está cambiando rápidamente y no solo el uso de equipos nocturnos hacen más eficientes las entregas, sino también el desarrollo de una estrategia integral.

Este es un tema del que se estará hablando cada vez más en el logro de diseño de redes logísticas del futuro, las cuales nos brindarán todas las bondades trazadas por la tecnología, la evolución de clientes y su servicio, así como los recursos logísticos interactuados: almacenamiento, transporte e inventarios.

 

Fuente: www.zonalogistica.com